Errores más comunes en la albañileria

Los trabajos de albañilería deben ser siempre realizados por profesionales en la materia, lo cual muchas personas obvian buscando la economía, pero es aquí cuando se puede usar aquel viejo dicho que dice que “lo barato sale caro”, ya que en trabajos realizados por principiantes se pueden ver estos errores más comunes en trabajos de albañilería.

Los errores más comunes en la albañilería

Cuando contratas a un “experto en albañilería” debes pedirle referencias de sus trabajos, con esto podrás darte cuenta si los trabajos en los que ha participado son de tu agrado y así evitar el contratar a otro albañil que si goce de la experticia que buscas.

Muchos albañiles que cobran poco también realizan un trabajo que vale poco, es decir, con acabados ásperos, poco detallistas y en el peor de los casos no simétrico o desnivelado. Pero estos son solo unos cuantos errores garrafales, los siguientes son más comunes, pero pueden arruinar de igual manera un buen trabajo de albañilería:

  • Colocar morteros normales cuando deben ser hidrófugos: el fabricante será el que ponga el punto final a la hora de usar morteros. Solo se deben añadir a la masa de los mismos aditivos avalados por el fabricante para cada situación.
  • Creación de puentes térmicos: en una casa o edificio los puentes térmicos suponen un aumento constante de la temperatura en cada habitación u apartamento. Es necesario evitarlos.
  • Creación de puentes fónicos: no hay nada más molesto que escuchar las conversaciones de los vecinos de apartamento constantemente todos los días, es conveniente evitar superficies que dejen pasar el ruido.
  • Uso de materiales incompatibles: existen materiales que se corroen los unos a los otros por lo que nunca deben ser usados juntos, por ejemplo, el PVC y el concreto.
  • No tomar en cuenta la ventilación cruzada: la ventilación cruzada permite que las corrientes de aire pasen libremente por la habitación y salgan con la misma facilidad, ventilando y bajando la temperatura.
  • No tener en cuenta la normativa de alturas: nunca se pueden omitir las regulaciones de ley para las alturas de una reforma, ampliación o construcción ya que ello acarrearía problemas al propietario del inmueble.
  • Espesores no realistas en planos: muchos planos de construcción obvian completamente los espesores de diferentes superficies, por lo que albañiles inexpertos pueden optar por la compra e instalación de materiales con espesores completamente inadecuados para el área.
  • Grandes alturas en estructuras de yeso o cartón sin doble soporte: según las normativas de construcción las construcciones que se encuentran fabricadas en yeso o cartón deben ser reforzadas si llegan a determinada altura.
  • Separar pilares de hormigón con diferentes elementos: es un error que poco a poco ha ido desapareciendo de la práctica de albañilería, afortunadamente.
  • No respetar el espesor de las cámaras: si los planos determinan un espesor este debe respetarse. En los planos el espesor fue definido para aislar correctamente los sonidos, vibraciones entre otros eventos.
  • Realizar un capialzado de gran formato en lugares inadecuados: este método de construcción queda mal en las esquinas, por ejemplo, puede generar importantes fisuras a la larga.
  • Colocar refuerzos de peto: para darle estabilidad a la construcción se necesita colocar petos de doble hoja y colocar mochetas en la hoja exterior.
  • No poseer soplador a la mano para limpiar antes de colocar la ferralla, hormigonar o instalar las bovedillas.
  • No desechar las chapas de pilares si debido al maltrato y los golpes se han dañado incluso antes de ser instaladas.
  • Recubrir de manera escaza el lateral de las vigas.
  • Recubrir en exceso: el recubrimiento en exceso puede provocar que existan tensiones que provoquen con el tiempo fisuras. Cuando esto sucede es normal ver que pueden apreciarse a simple vista las armaduras de la pared o techo.
  • Anclaje de longitud escaza y falta de la colocación de ganchos en los extremos de las vigas.
  • Escaza alineación vertical.
  • Error al momento de aplicar el hormigón debido a una boquilla estrecha: este error suele aparecer al momento de aplicar el hormigón en muros y pilares.
  • Aplicación del hormigón no uniforme en diferentes tipos de superficies: el no aplicar el hormigón de una manera uniforme dará como resultado un acabado poco profesional.
  • Colocación de hormigón en zonas no seguras: puede que una zona de la superficie no se encuentre en optimo estado, por lo que es necesario el verter el hormigón solo en zonas limpias y bien acabadas.
  • No cambiar la relación de los ejes en cuanto a los pilares: cuando se debe armar un eje y este no cuadra con el otro mientras que al mismo tiempo la escuadra es cuadrada es posible alinear los ejes fácilmente, pero si no se alinea entonces la resistencia del pilar menguará de manera temprana.
  • No prestar atención a las vigas de cuelgue en los forjados: se debe trabajar muy atento a las vigas de cuelgue, los nudos y los pilares. En caso de que se obvien los métodos de seguridad necesarios para estos casos sería totalmente necesaria una rectificación del encofrado, lo cual es arriesgado.
  • Que el profesional de la albañilería no se deje asesorar en caso de que no conozca algún método: cuando se trabaja en una obra en la que sabes que la seguridad de una familia o la seguridad pública está en juego se debe dejar el orgullo aparte y pedirle consejo a un profesional con más años de experiencia.
  • Escoger a albañiles con poca experiencia que puedan empañar tu obra: sabemos que se necesitan varios profesionales de la albañilería para terminar una obra en un tiempo prudencial, pero lo incorrecto viene a la hora de confiarle tu obra a personas que no tienen una buena ética al momento de darle los acabados finales al trabajo.
  • No planificar: quizás es el error más grande en cualquier trabajo de albañilería ya que la improvisación no solo traerá resultados poco profesionales, sino que también serán inseguros. Un buen albañil debe planificar una construcción por medio de un plano con medidas y materiales exactos para que el trabajo de albañilería sea profesional y seguro.

Ahora que conoces algunos de los más importantes errores al momento de trabajar con albañilería puedes tomar la decisión de que proveedor podrá ejecutar tu proyecto antes de que sea demasido tarde. Si tú en cambio eres un albañil ahora sabes qué puntos debes evitar a toda costa para salvaguardar a tus clientes y que el resultado sea esplendido.

No olvides de conocer todos nuestros trabajos en construcción realizado por expertos. Agenda tu cita.

Posts Relacionados

Dejar un comentario

Abrir chat